Desde el Departamento General de Irrigación se comunicó que para prevenir cualquier tipo de accidentes en cauces de riego durante el último fin de semana del año, vísperas de Año Nuevo, diversas cuencas cerrarán el suministro de agua de riego.

Dicha medida busca evitar el riesgo de accidentes en aquellos casos que bañistas decidan utilizar, canales que sirven a la red de distribución primaria de riego. En tanto, estas medidas preventivas, no afectarán la dotación de agua para consumo poblacional.

En el resto de las cuencas y Jefatura de zona de riego, la dotación de agua continuará suministrándose con normalidad, atentos a cualquier tipo de imprevistos que se puedan suscitar.

Fuente: Prensa Mendoza