Hoy El Secretariado Nacional de la CGT tomó la decisión de realizar una movilización hacia el Congreso. El objetivo es rechazar el tratamiento de la iniciativa oficial de reforma previsional y una manifestación general nacional a partir de la 0 del mañana para «el caso de que se apruebe esa reforma», aseguró al medio Télam uno de sus cotitulares, Juan Carlos Schmid.

Fue una conferencia de prensa ofrecida ayer en la sede de Azopardo 802, luego de dos horas de deliberaciones, que los triunviros Schmid y Carlos Acuña anunciaron la marcha hacia el Congreso de los gremios cegetistas confederados desde las 14 de mañana, por lo que la protesta contemplará a la CGT, a las Centrales de los Trabajadores Argentinos (CTA) de Hugo Yasky y su par Autónoma (CTAA) en sus dos vertientes -la de Pablo Micheli y la de Ricardo Peidro- y a los movimientos sociales y los partidos políticos.

En tanto, La CGT se declaró «en estado de sesión permanente», por esto, Schmid explicó que la huelga comenzará en la medianoche de mañana si el Parlamento aprueba la reforma.

Schmid repudió y rechazó «la iniciativa express» del Ejecutivo; y afirmó que provocará «más miseria y hambre a los jubilados» y denunció que perjudicará a los trabajadores.

Por lo tanto, las fuentes gremiales de las organizaciones que integran la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte, argumentaron a Télam que el sector es «uno de los más afectadas por la creciente aplicación del mal llamado impuesto sobre el salario».

Además de rechazar las reformas previsional y tributaria, la aplicación y profundización de ganancias, también fue el causante principal para tomar la decisión de una huelga.

«La CGT ya había rechazado el proyecto de reforma previsional el 22 de agosto último, cuando al cumplir un año de conducción se movilizó de forma masiva hacia la Plaza de Mayo para protestar y exigir un aumento de emergencia para los jubilados y pensionados y la aplicación de políticas que reviertan esa realidad», remarcó Schmid.

Cabe destacar, que el jefe de la estratégica CATT, siendo el que siempre da garantía del éxito de las medidas de fuerza- esta vez, denunció que la reforma que se busca aprobar «le meterá la mano en el bolsillo a los trabajadores activos y condenará a la miseria y el hambre a los jubilados».

Schmid también rechazó el acuerdo entre el Ejecutivo y los gobernadores y senadores nacionales, que permitió sellar el Pacto Fiscal y la reforma tributaria y, en ese sentido, el cosecretario general Carlos Acuña reclamó a quienes «se llaman legisladores peronistas que hagan honor a esa palabra y a la historia y rechacen mañana la reforma previsional».

«De esta forma no puede ni podrá haber soluciones. No puede dejar de haber conflicto social si se pretende aplicar esas políticas de hambre y miseria», puntualizó Schmid.

Fueron otros voceros gremiales quienes aseguraron a Télam al término de la conferencia de prensa que si el gobierno continúa intentando aplicar políticas que perjudican a los trabajadores y a los jubilados «el conflicto se profundizará y se extenderá a la totalidad de los sectores».

«Si esas políticas avanzan, el próximo paro será de 48 horas», fue advertencia de distintas fuentes.

En tanto, Las CTA habían convocado a un paro y marcha para mañana hacia el Congreso Nacional, en la que también participará la Corriente Federal de Trabajadores, CFT, del bancario Sergio Palazzo, los movimientos sociales y otras entidades políticas.

Fuente: Télam