El Superintendente General de Irrigación, Sergio Marinelli, firmó el lunes pasado la resolución por la cual multa a la compañía YPF S.A. con $500.000, por el derrame de petróleo que se produjo el mes pasado en el paraje Cañadón Amarillo de Malargüe, donde se encuentra un yacimiento de la firma.
Trascendido el derrame, el 23 de junio el área de Policía y Control de Calidad del Agua de Irrigación envió una inspección desde la Zona de Riego Malargüe al lugar de la contingencia, para evaluar y verificar si hubo afectación al recurso hídrico.
La resolución en sus fundamentos detalla que la empresa “al momento del hecho no contaba con las infraestructuras de contención necesarias, que el volumen derramado fue mayor al efectivamente declarado y que el hidrocarburo alcanzó en su desplazamiento las bases de un cauce aluvional”.
El mismo informe técnico que concluye esto, sugiere la aplicación de una multa pecuniaria y el emplazamiento para la realización de obras que procuren evitar nuevos acontecimientos contaminantes.
Otra área de Irrigación, la de Asuntos Legales, coincide en colocar una multa, “en el marco del ejercicio de Poder de Policía que a la Superintendencia le compete por Resolución Número 778/96 del Honorable Tribunal Administrativo (H.T.A) del Departamento General de Irrigación y la Ley de Aguas”.
 
Por Redacción