La pasada noche el proyecto de reforma que impulsa el Gobierno Nacional, recibió media sanción e implicará cambios en la fórmula y en los períodos de aumentos. 

El Senado aprobó el proyecto de Reforma Previsional con 43 votos a favor, 23 en contra y 3 abstenciones en general, aunque en su votación particular recibió el apoyo de 42 senadores y 24 en contra.

En tanto, se logró la aprobación como resultado de las modificaciones que el Ejecutivo decidió aceptar en el proyecto original. Esto permitió que contara con el apoyo de una parte del peronismo.

Como primordial, destacable y muy polémico del proyecto, es que en lugar del ajuste semestral, en base a los 50% en la evolución de los salarios y 50% de la recaudación, se utilizará el 70% de inflación y 30% de suba de los salarios formales en forma trimestral.

Por lo tanto, los aumentos serán por semestres, por esto, lo de aprobarse y comenzar a aplicarse el 1 de enero de 2018, el primer aumento con la nueva fórmula llegaría en marzo del siguiente año.

Se estima que, en ese momento se observará el primer cambio importante, ya que el aumento semestral de julio- diciembre, sería cercano al 12% y cambiaría por el incremento de la nueva fórmula por el período julio-septiembre de 2016, que arrojaría un 5,7%.

En cuanto en cifras, el cálculo indica que a un haber medio de $10.000 le correspondería un aumento de $ 1.200 en marzo. Por esto, si se aprueba la nueva fórmula dicha suba sería de $570. La diferencia con los $1.200 es de $630 e implica una baja de más del 50%.

Cabe destacar, que un informe de análisis del medio Clarín, calcula que esto significa para el 2018 un ahorro fiscal de $100.000 millones.

Fuente: Clarín