En un año, Mendoza aumentó a 53% el nivel de gastos destinados a pagar sueldos a los empleados estatales. En los primeros siete meses del año pasado el Gobierno destinó $ 22.260 millones y este año fueron $34.044 millones.  

El incremento en los sueldos va de la mano junto a la inflación que se esté atravesando al mismo tiempo, que en tiempo real fue de 54,9,%. Por otro lado, debido a los aumentos de los sueldos en el sector privado, el gasto de julio a julio alcanzó el 44%, según el Indec.

“A fin de año se espera una inflación del 56% y los salarios privados crecerán (también) 44%, por lo que tendrán una pérdida adquisitiva de alrededor de 12 puntos”, explicó la economista Paula Ariet.

Teniendo en cuenta estos gastos, se hace difícil pensar en la continuidad de la cláusula gatillo para 2020.

El gobernador electo, Rodolfo Suárez, puso en duda la continuidad de los acuerdos paritarios de los gremios con Alfredo Cornejo los dos últimos años. 

“La cláusula gatillo es insostenible en el tiempo. Con los niveles de inflación esa cláusula va a terminar perjudicando al propio trabajador estatal”, dijo Suárez.