Ya se instala la preocupación entre los productores por la importación de vinos chilenos que contienen un mayor porcentaje de agua de lo permitido. Esta denuncia se manifestó entre bodegueros y viñateros de Mendoza que deben suplir la competencia de el consumo de estos vinos, sumándole la dudosa procedencia de los mismos. Así fue que Gabriela Lizana, de la Asociación de Productores del Este comentó: «en Chile se están elaborando vinos con un porcentaje de agua mayor al que permite la legislación y hay una denuncia en ese país con una sospecha confirmada por la Fiscalía que investiga, de que esos vinos tienen hasta un 30% de agua».

En Argentina la legislación es muy rigurosa y no permite ni 1% de agua en vino. La cifra que detalla Lizana es alarmante y ante esto advirtió: «nos llama mucho la atención que sea el propio país vecino el que está dudando de la calidad de sus vinos. Estamos muy preocupados por esta noticia y por el aumento de la importación de vinos que está ingresando cada vez más. Esta denuncia nos hace ver que estos vinos de Chile son de dudosa calidad».

En tanto el reclamo de los productores de vino es que el INV (Instituto Nacional de Vitivinicultura) tenga controles estrictos ante situaciones como estas.

Por su parte, Carlos Crotta Vicepresidente de Bodegas Argentinas, expresó «No todos los vinos que se importan desde Chile traen ese porcentaje de agua, y los controles del INV son muy rigurosos. El bodeguero aplica diversas estrategias para su permanencia en el mercado, y una de esas es traer vino desde afuera, es parte de la oferta y demanda».

Además el empresario remarcó «Si me da bronca lo que hace Fecovita, de decir que defiende los intereses de los pequeños bodegueros y trae vinos desde afuera. Porqué no le compran a los productores locales a 12 pesos?».

Por Redacción