El no poder conseguir resultados, el no poder marcar goles, el no poder plasmar en el marcador lo echo dentro de la cancha, el último puesto, el enojo de la gente y todo lo que conlleva y exige el duro presente de El Albirrojo, hizo que el fin de semana pasado, en cancha de Montecaseros y tras perder su cuarto partido al hilo, Mauricio Magistretti cumpla su palabra y deje su cargo al mando del plantel.

Pero propios y extraños quedaron dolidos, porque claro, es un hombre de la casa, su trabajo es muy reconocido, modifico todo para dar vuelta la historia, puso sobre el césped lo que la gente pide que son los pibes del Club. También esta claro que la suerte no lo acompaño nunca y San Martín también se vio muy perjudicado por los árbitros permanentemente en lo que va del certamen.

Y así lo entendieron el plantel y la Comisión Directiva, y aunque sonó algún que otro nombre, tras una reunión en el día de ayer, mostraron todo su apoyo para que el ex defensor se vuelva a poner el buzo de DT y este habría aceptado.

Magistretti tendrá este tiempo para volver a rearmar y confiar en sus jugadores, dentro de dos domingos recibirá en el General San Martín a Pacifico de Alvear y tiene como primer objetivo abandonar ese fondo de tabla que a todo hincha le provoca insomnio y que inmerecidamente le toco estar a sus dirigidos.

Por Facundo Barocchi