El abandono de la Ruta 50, en los segmentos comprendidos entre Carril Mirador y y el ingreso a la Ciudad de Santa Rosa, es evidente. Numerosos reclamos de vecinos en redes sociales aseguran que es más sencillo transitar por la banquina que por el asfalto. También choferes del servicio que une La Paz con la Ciudad de Mendoza aseguran que la situación es insostenible y que los prestadores del servicio deben afrontar costosos mantenimientos con el objetivo de no perjudicar el pasaje.

ESPACIO PUBLICITARIO, LA NOTA CONTINÚA DEBAJO.

Este carril es muy transitado porque une todo el Este de Mendoza en un espacio alternativo a la Ruta Nacional 7. Conecta las ciudades principales de Santa Rosa y las barriadas como La Costa y 12 de Octubre. Es un constante camino productivo por el ingreso a fincas y una de las bodegas más importantes de la Provincia de Mendoza. «Muchos andamos en bicicleta para ir a la villa cabecera y tememos por nuestra integridad física porque los vehículos circulan por la banquina porque no quieren romper los automóviles», asegura Mariana, una joven vecina de Calle Unión.

Las necesidades primordiales son el re asfaltado de la Ruta Provincial 50. También contemplar la posibilidad de realizar una limpieza de malezas a la vera de la calle para que los árboles espinados «no ganen» la orilla de la banquina. Seguido, comentaron la necesidad de pintar nuevamente el sendero porque, ante la falta de luminarias, cuando llueve, se hace prácticamente imposible transitar por la zona.

Por redacción